Milagros Bohoyo, modista en los talleres de Cristóbal Balenciaga en París desde 1963 hasta su cierre en 1968 visitó al alumnado para compartir con ellos su conocimiento y experiencia de vida.

Conocedora de la técnica, obra y manera de crear de Cristóbal Balenciaga, Milagros Bohoyo explicó cómo funcionaban los talleres del modisto, cuál era el ambiente de trabajo, cuál era allí su papel y también cómo era él como creador y cómo persona.

Milagros, que fue costurera especializada en fantasía, tiene un recuerdo muy agradable de esta experiencia de la que destacó que el trato era muy humano; a su vez reflexionó sobre cómo ha marcado su vida el paso por los talleres de Cristóbal Balenciaga, reforzando su personalidad curiosa, positiva y resiliente.

Toda una reflexión para la industria de la moda; un ambiente en el que se trabajaba de forma constante pero sin estrés, los trabajadores estaban bien remunerados, se valoraba su trabajo y se tenían en cuenta sus circunstancias personales.

Milagros Bohoyo destacó la importancia de implicarse y de perseverar, poniendo en valor el esfuerzo que realizaba el personal del taller por hacer bien su trabajo y superarse, contribuyendo a que la firma Cristóbal Balenciaga rozase el concepto de perfección.

Muchas gracias Milagros por compartir tu experiencia con nosotros y por tus sabios consejos”.

 

Milagros Bohoyo, modista en los talleres Balenciaga, visitó la Esdir

Milagros Bohoyo, modista en los talleres Balenciaga, visitó la Esdir

Milagros Bohoyo, modista en los talleres Balenciaga, visitó la EsdirMilagros Bohoyo, modista en los talleres Balenciaga, visitó la EsdirMilagros Bohoyo, modista en los talleres Balenciaga, visitó la Esdir

Milagros Bohoyo, modista en los talleres Balenciaga, visitó la Esdir